Home!!!

IN ENGLISH:

I got into Athens last Sunday, 10 days ago, my last ride conveniently dropping me off at the Pilgrims’ Pride plant right around the corner from Laura’s trapeze studio, my transportation made possible by the evident need to move chicken carcasses from north Georgia to West Virginia. So now I’m living in a place with a bed and people I know and a cold, magical box full of healthy foods. I’m done traveling, after more than two years, sixteen countries, and ten billion conversations with strangers. What did it feel like to get back, to hug Laura, to start rushedly gushing praises of Uruguay, condemnations of Peru, and interrogatives about how we’re going to fix the world? Incredible, actually. I feel like I just finished a PhD in travel, or human studies, or intentional discomfort, or… A chapter of life closed, another one beginning, full of massive potential. Well, a chapter or PhD not totally closed, I guess, because Jesse and I want to write a book, which I guess makes us more like ABD. Oh, and he and Jess are still in South America, volunteering on a farm in Argentina last I heard. They’ll be flying out of Lima March 6th.

I flew from Lima to Fort Lauderdale on the 6th and hitched up to here, spending a comfy night in Port St John, Florida and the coldest one of the entire trip outside of Swainsboro, Georgia. Now I’m here, with my material needs met, and a shocking number of options for how to spend the next hours, months, and decades. So far I talked a lot about the path for transforming the US and the world, first to the maddeningly obvious unfinished work of social democracy and then onto the more difficult to visualize move to a socialist or anarchist society that actually functions and achieves the dream of a society that actually works to realize its fullest potential, for individuals and collectively. And I’ve spent a whole lot of hours reading about important things, Syriza/Greece’s battle for a new direction for austerity-engulfed Europe, the anti-capitalist, anti-state, feminist revolution in Syrian Kurdistan, and more detail on the rise of the Frente Amplio to power in Uruguay.

Anyway, I’m going to be trying to write a lot here as I work my way into writing the book. I want to put into words some of the incredible experiences from the last 5 months of the trip, and work through more of the ideas that will hopefully make our book a useful contribution to the project of bettering the human condition. Wow, so much hope! Let’s end with a paragraph that’s not about me.

Just a few hours after I got back, I got to go see Laura’s trapeze show at the non-profit studio where she both studies and works. Performance after performance at the show displayed some pretty amazingly artistic and athletic creatively choreographed routines. The performers ranged from teenagers to older women, and they performed in groups or individually, each piece the length of a song or two carefully selected to reflect their piece’s take on the show’s theme of duality. They were so good! I was particularly struck by a piece about imagination done by two older women. What hit me the hardest was that they got to be stars of something awesome and beautiful, have everyone’s attention and appreciation aimed directly at them while they did something of their own creation. I realized that that’s what we’re looking for. To be blunt, that’s…the revolution. I had just come back from Peru, a country that’s depressing for a whole bunch of reasons, but among them is that most people (at least on the coast, which is the only part I visited) just seem beat down by the difficulty of life. Women are particularly oppressed and objectified, surrounded by billboards and marketing showing them impossible, almost always white, images of female “beauty” and “must-have” products that they can’t afford. They’re kept out of good jobs by old boys networks and out of conversations and decision-making by patriarchal families. It’s not all bad, obviously, but it shows that we’ve got a long fucking way to go. And so too in the United States are we far from the society of equality and opportunity for self-actualization that we long for. But not so in Canopy Studios. That’s what we’re fighting for. That’s why we’re socialists, honestly. Yeah, we want to make sure everyone has food and a decent place to live and all that. But what’s the point? Material well-being. Free time. Good education. These things are steps. They are the base components that make it possible to craft your own life, to craft your own routine on trapeze, fabrics, or some odd hanging cube-thing. I’m not even a dancer of any kind, but the possibility of escaping from the drudgery of toiling labor and the repression of common sense in a capitalist society – that’s what drives me to work for building a better world, one that places the growth of people over the growth of the GDP.

So, here’s to a future in which we all get to actualize ourselves in whatever way we want, to live beyond what is strictly necessary and do things that enhance our humanity and evince our existence.

All in everything together,

Adam
from home

EN ESPAÑOL:

Llegué en Athens el domingo pasado, hace 10 días, el último aventón dejándome convientemente en la fábrica de Pilgrims Pride, justo doblando la esquina del estudio de trapecio de Laura, mi transporte posibilitado por la necesidad evidente de desplazar unas carcasas de pollo del norte de Georgia a West Virginia. Así que ahora estoy viviendo en un lugar con una cama y gente que conozco y una caja mágica y fría llena de comidas saludables. Ya no viajo, después de más de dos años, dieciséis países y mil millones de conversaciones con desconocidos. ¿Cómo me sentí al llegar, abrazar a Laura, empezar a elogiar con entusiasmo a Uruguay, condenar con tristeza a Perú y interrogar sobre cómo vamos a arreglar el mundo? Increíble, de verdad. Me siento como que acabo de terminar un PhD en viajar, o estudios humanos, o incomodidad intencional, o… Un capítulo de la vida cerrado, otro empezando, lleno de posibilidades emocionantes. Bueno, un capítulo o PhD no cerrado del todo, supongo, porque Jesse y yo queremos escribir un libro, lo que nos deja más como ABD (falta la tesis para el PhD). Oh, y él y Jess todavía están en Sudamérica, trabajando gratis en una granja en Argentina, yo creo. Tienen su vuelo de Lima el 6 de marzo.

Yo volé de Lima a Fort Lauderdale, Florida el 6 de este mes y llegué aquí a dedo, pasando una noche cómoda en Port St John, Florida y la más fría de todo el viaje cerca de Swainsboro, Georgia. Ahora estoy aquí, con todo lo que necesito y un número impactante de opciones para cómo pasar los próximas horas, meses y décadas. Hasta ahora he conversado mucho sobre el camino para transformar los EEUU y el mundo, primero al trabajo exasperantemente incumplido de la socialdemocracia y entonces a la transición mucho más difícil de visualizar a una sociedad socialista o anarquista que funcione de verdad y realice el sueño de una sociedad que trabaje para realizar su potencial máximo, individual y colectivamente. Y he pasado muuuuuchas horas leyendo sobre cosas importantes, la batalla de Syriza y Grecia para una nueva dirección para una Europa ahogando en la austeridad, la revolución anticapitalist, anarquista y feminista en el Kurdistán Sirio y más detalle sobre el ascenso al poder del Frente Amplio en Uruguay.

De todas maneras, voy a intentar escribir mucho aquí mientras empiece a escribir el libro. Quiero poner en palabras algunas de las experiencias increíbles de los últimos cinco meses y dar forma a las ideas que con mucha suerte hagan que nuestro libro sea un aporte útil al proyecto de mejorar la condición humana. ¡Uau, tanta esperanza! Terminemos con un párrafo que no sea acerca de mí.

Solo unas horas después de mi llegada en Athens, tuve la oportunidad de asistir el show de trapecio en el estudio sin fines de lucro donde Laura estudia y enseña. Actuación tras actuación del show demostraron rutinas impresionantes, atléticas y artísticas, con coreografía re creativa. Los bailarines incluyeron tanto jóvenes como mujeres mayores y actuaron en grupos o como individuos, cada pieza con la duración de una o dos canciones cuidadosamente seleccionadas para reflejar la interpretación de su pieza sobre el tema de la dualidad. ¡Fueron excelentes! Me impactó especialmente una pieza sobre la imaginación realizada por dos mujeres mayores. Ellas, como todos en el show, puedieron ser las estrellas de algo genial y bonito – tener la atención y la admiración de todos enfocadas directamente en ellas mientras hacían algo de su propia creación. Me di cuenta de que es eso lo que buscamos. Para ser directo, eso es…la revolución. Acababa de regresar de Perú, un país en que la mayoría de la gente (por lo menos en la costa, la única parte que visité) simplemente parece golpeada por la dificultad de la vida. Las mujeres, en particular, son oprimidas y objetificadas, rodeadas de publicidad que les muestra imagenes imposibles y racistas de “belleza” feminina y les vende productos “indispensables” que no pueden alcanzar. Una cultura machista y patriarcal les limita las oportunidades laborales y la participación en las conversaciones y la toma de decisiones. No todo en la sociedad está mal, obviamente, pero es evidente que tenemos un camino muy largo para andar. Y también en Estados Unidos estamos lejos de la sociedad de igualdad y oportunidad para la autorealización que anhelamos. Pero no es así en Canopy Studios. Es para eso que luchamos. Es por eso que somos socialista, honestamente. Sí, queremos asegurar que todos tengan comida y un lugar digno para vivir. Pero, ¿qué es el punto? El bienestar material. El tiempo libre. Una educación buena. Esas cosas son peldaños. Son los componentes básicos que hacen posible diseñar tu propia vida, crear tu propia rutina en trapecio, telas o ese cubo extraño que se cuelga del techo. Ni siquiera soy bailarín de ningún tipo, pero la posibilidad de escaparnos del trabajo arduo y fastidioso y la represión del sentido común en una sociedad capitalista – eso es lo que me empuja a trabajar para construir un mundo mejor, uno que priorice el crecimiento del ser humano por encima del crecimiento del PIB.

Brindemos por un futuro en que todos nos podamos realizar de cualquier manera que queramos, poder vivir más allá de lo estrictamente necesario y hacer cosas que fortalecen nuesta humanidad y dan evidencia de nuestra existencia.

Todos juntos en todo,

Adam
en casa

Advertisements

¿Por qué no usamos el dinero?

ESPAÑOL:

Llevo 18 meses viviendo completamente sin el uso personal del dinero. Regalé todo el dinero que tenía (unos ahorros y una herencia) más mi carro, la parte de una casa que heredé y todas mis demás posesiones menos las pocas cosas que tengo en mi mochila. Cuando trabajo, si es algo que considero de utilidad social lo hago gratis y si no, acepto el dinero y entonces lo regalo. Recibo todo lo que necesito del desperdicio o la generosidad de los demás. Este mes, mi novia Laura está compartiendo este experimento conmigo. No va a usar su dinero, sino que va regalando los $800 (~$11000 pesos argentinos) que le quedaban de sus primeros tres meses aquí en Argentina.

¿Por qué estamos viviendo así?

Hay dos razones principales.

1) El dinero que regalamos va a hacer más bien para la gente a la que lo regalamos que haría para nosotros o para la gente y las corporaciones de los que compraríamos dentro de un estilo de vida más normal. Hemos regalado mucho a organizaciones caritativas de altísima calidad y eficacia. En particular, la Fundación en contra de la Malaria, la que provee mosquiteros para proteger a familias africanas de los zancudos y la malaria, y Give Directly, el que provee dinero directamente a las mujeres de algunas de las familias más pobres de la Kenia. También damos a personas necesitadas que conocemos por el camino. Finalmente, he dado otra parte para ayudar a amigos y familiares con necesidades. La gran mayoría de las personas que reciben este dinero está entre los miles de millones que son dejados atrás por el sistema económico del mundo. Este mundo es fundamentalmente injusto y cualquier cosa que podemos hacer para ayudar a los más necesitados lo hace un poco mejor y les da a esas personas una mayor posibilidad de seguir ayudando a sus familias y sus comunidades.

2) Creemos que un mundo es posible en que la gente se ayuda mutuamente sin el uso del dinero. O sea, un mundo en que hacemos lo que podemos para aportar y tenemos el acceso libre a todo lo que necesitamos. No podemos cambiar todo el mundo de la noche a la mañana, pero sí podemos experimentar con esta idea en nuestras propias vidas por dar libremente y sin expectativas de lo que tenemos y recibir sin vergüenza lo que necesitamos de los que tienen la voluntad de darnoslo. Creemos que tanto dar como recibir libremente son interacciones mucho más humanas, que vienen del corazón, que los intercambios de mercado que se llevan a cabo por el autointerés de los partidos involucrados. Cada vez que damos a alguien que no tiene nada para darnos a cambio cometemos el acto revolucionario de afirmar que su valor no tiene nada que ver con su riqueza. De igual manera, cuando pedimos comida en un restaurante, con humildad pero sin vergüenza, afirmamos que nuestro propio valor no tiene que ver con lo que tenemos en el bolsillo. Cada vez que damos, lo hacemos con amor. Cada vez que recibimos, sabemos que viene del amor y no del autointerés. Y eso es bonito.

– Adam
Moreno, Buenos Aires, Argentina

¡Laura y yo!

¡Laura y yo!

ENGLISH:

I’ve already written some stuff related to this in English. Here and here and here. But now Laura and I are spending a month together and she’s joining me in moneylessness, giving away instead of using the $800 that she saved while studying here in Argentina. So, we’ll be continuing with this unusual lifestyle of giving away everything we have to those in need and asking others for the things we need, basically foods and rides while we explore ourselves, each other, and the people and places of the South. (Georgia doesn’t seem so “south” anymore.)

So why don’t we use money, buying and selling things like everyone else?

Two broad reasons.

1) The money we’re giving away, donated to highly effective charities and individuals in need, will simply do more good for the recipients than it would for us or for the owners of the businesses where we will otherwise spend it. Why? Because the global economy is incredible unequal and some people don’t have their basic needs met. They lack prevention of preventable diseases, effective roofs, and food or water. Having essentially nothing of material value, they have nothing to trade to get the things they need, and thus the global market economy doesn’t work for them. At all, really. So, in order for them to get basic things, we have to give them to them. And that’s a lot better than giving some more money to the local supermarket, or having some more toys, we think.

2) We think a world is possible where people contribute freely to their society and have free access to the things they need. That’s a world without money. We can’t build that overnight, but we can work to carve out a little moneyless niche. And in doing so, we can give freely, affirming that our fellow humans have value, even if they don’t have anything to give us in return. And we can ask for what we need, humbly but without shame, recognizing that we have value even when we have nothing to give. Our own little part of the global economy, then, is built on love and solidarity, not self-interest. I’m proud of that.

– Adam
Moreno, Buenos Aires, Argentina

Verduras regaladas del corazón que cocinamos. :)

Verduras regaladas del corazón que cocinamos en casa de Gonzalo. 🙂

Argentina y Laura :)

ESPAÑOL: Así que llegué a Buenos Aires, Argentina desde los Estados Unidos a dedo. No está mal. Y ahora estoy con mi novia increíble, Laura, que pasó los últimos tres meses estudiando aquí. Estamos comiendo bien, durmiendo lo suficiente y conversando mucho, casi siempre en español porque Laura ha mejorado su capacidad en el idioma mucho desde la última vez que la vi. No está mal. La ciudad es linda y la gente muy dispuesta a hablar con nosotros. Ahora vamos a salir a conocer algo más de Argentina y sus países vecinos. No está mal.

Todavía no sé lo suficiente sobre la situación política o cultural aquí para comentarla inteligentemente. Así que, por ahora, no estoy mal y todos los días son interesantes. ¿Cómo estás vos, lector? Oh, también acabo de regalar oficialmente la tercera-parte-de-una-casa que heredé este verano. Fue una pena hacer los trámites desde otro continente, pero ese dinero va a hacer mucho bien para gente que tiene muy poco.

– Adam
de la casa de Gonzalo en Moreno, Buenos Aires

ENGLISH: So I hitchhiked from the US to Argentina. That’s not bad. And now I’m with my awesome girlfriend, Laura, who spent the last three months studying here in Buenos Aires. We’re eating well, sleeping enough, and talking a lot, mostly in Spanish, as her language ability has increased a ton since I last saw her. That’s not bad, either. The city is attractive and its people are happy to stop and talk to us. Now we’re off to explore more of Argentina and its neighboring countries. None of this is bad.

I still don’t understand the political situation or the culture here well enough to say anything that’s both insightful and clearly true. So for now, I’m not bad, and every day is interesting. How are you? Oh, I also just officially gave away the third-of-a-house I inherited earlier this year. It was kind of annoying to have to do the paperwork from another continent, but the money is going to do a lot of good for people who have very little.

– Adam
Gonazalo’s house in Moreno, Buenos Aires

Adam come un sandwich.

Adam come un sandwich.

Peru’s so Gay

The rainbow flag is the official flag of Cuzco. Apparently it may also hold additional meanings, from unity to religion. And of course, to us northern foreigners, it represents the rights of lesbian, bisexual, gay, and trans* people.

Right now Peru is in the middle of various political elections, and a few of the parties like to use this flag to represent themselves. Though the meaning may be different, I think it’s pretty awesome seeing strongly religious and conservative groups toting the rainbow flag.

En español no bueno:
La bandera del arco iris es la bandera oficial de Cusco. Al parecer, la bandera tiene significados adicionales, de la unidad a la religión. Y, por supuesto, para nosotros del norte, que representa los derechos de las personas lesbianas, bisexuales, gays, y trans*.

Ahora Perú tiene varias elecciones políticas, y algunas de las campañas gusta usar esta bandera en sus campaña. Talvez el significado es diferente, pero para mí, como un extranjero, es muy chévere ver los grupos muy religiosos y conservadores exhiben la bandera del arco iris.

IMG_0186

IMG_0188

IMG_0184

IMG_0190

– Jessica
written in Peru, edited in La Paz, Bolivia
(did you know La Paz means “The Peace”?)

Lo posible/The Possible

ESPAÑOL:

(Pensamientos de un día optimista en San Blas, El Salvador.)

No todas las cosas son posibles. Pero más es posible de lo que tendemos a pensar. No puedo saltar de la tierra y volar. Pero puedo vivir sin dinero por 20 meses. Nunca habrá un mundo perfecto sin sufrimiento, violencia y desigualdad. Pero podemos transformar la sociedad en algo fundamentalmente diferente, más cooperativo, más saludable, más divertido, mejor.

Esa es la idea que guía mi vida y es la razón que escribo este blog y después, ojalá, un libro. Es un argumento, con evidencias extrañas tomadas de una experiencia de vida experimental e idiosincrática, a favor de la variedad enorme de posibilidades que tenemos como individuos, lo que sea que eso signifique, y juntos.

ENGLISH:

(Thoughts from an optimistic day in El Salvador.)

Not all things are possible. But more is possible than we think. I can’t jump off the ground and fly. But I can live without money for 20 months. There will never be a perfect worls without suffering, violence, and inequality. But we can transform society into something fundamentally different, more cooperative, more healthy, more fun, better.

That’s the idea that’s guiding my life and it’s the reason I’m writing this blog and later, hopefully, a book. It’s an argument, with weird evidence from an idiosyncratic and experimental life experience, for what’s possible as individuals, whatever that means, and together.